Después del parón del verano voy con una entrada que le debo a mi amigo Portillo que explica de forma muy simple esto de la nube:

Cuando abres tu portatil y ves un video de youtube, lees un correo de gmail o haces una busqueda en tu buscador favorito en realidad estas haciendo uso de miles de ordenadores interconectados que te dan estos resultados desde cualquier sitio alejado. Es como si tuvieras toda la potencia de un superordenador con una ingente capacidad de procesamiento, memoria y almacenamiento sin tener ni idea de lo que hay en realidad ni donde está. Eso es «la nube», el cloud computing.

Cuales son las ventajas, pues poder hacer gestiones como manejar las cuentas bancarias, tener almacenados los correos de los ultimos años, utilizar algun servicio para hacer copias de seguridad, comunicarte con tus contactos en diversas redes sociales, estar informado con los blogs de tu interes, tener tu ordenador completo en internet, …

Pero esto ya estaba hace unos años y no escuchabamos tanto sobre la nube (hace unos años tocaba Voz sobre IP 😉 ), lo que ha cambiado es que ahora se trata de extender estos beneficios a las empresas y de una forma más drástica, lo que ahora está de moda, o mejor dicho las empresas que venden nube tratan de que lo esté, es pasar partes del departamento de IT de las empresas a proveedores externos, pero teniendo el control del servicio y no del hierro o la conectividad. Esto abarata costes a las empresas, lo cual es el kit de la cuestión, además hay ventajas como disponer de flexibilidad (en un momento dado hace falta mas ancho de banda y mas memoria, se contrata) no preocuparse de inversiones en hierro, mantenimientos y actualizaciones, facilitar planes de contingencia, permitir el servicio desde diferentes lugares y dispositivos, ….

Un ejemplo muy sencillo es el correo electrónico. La mayoría de grandes empresas tienen su propio servidor de correo corporativo más o menos complejo y enlazado a otras partes del sistema informático como pueden ser intranets, bases de datos, autentificación de usuarios en el sistema, …. Esto significa que debes tener un servidor, un espacio de almacenamiento, una linea para la entrada de los correos, establecer una politica para permitir, o no, acceder al contenido desde el exterior, un servidor de respaldo, backup, plan de contingencia, …. La opcion de pasarlo a «la nube» tiene básicamente dos opciones, contratarlo directamente con un proveedor, como Google o Microsoft a los que pagas tanto por usuario y punto o contratar memoria, capacidad de proceso y almacenamiento y alojarlo todo fuera.

La gran explosion de nubes ha sido posible gracias al avance de la virtualizacion, que permite que todos los recursos necesarios para dar un servicio TI sean virtuales, me explico, los documentos de trabajo de una empresa pueden estar en un servidor de archivos, esto requiere un sistema opertivo de servidor, memoria, disco duro y conectividad. Si nos fijamos en el almacenamiento, el sitio fisico donde estan los archivos en un servidor clasico es en un disco duro, o un grupo de discos. Si esto esta virtualizado los datos siguen estando en discos duros, pero la virtualizacion lo que hace es colocar una capa entre el servidor y los discos, esta capa permite flexibilidad, es como si fuera un tubo entre el sitio donde estan los datos y el servidor, este tubo lo gestiona la herramienta de virtualizacion y permite cosas como mover los datos de un disco a otro, de una sede a otra, de un proveedor a otro, … sin que el servicio se vea comprometido en ningun momento, de ahi que el almacenamieto esta virtualizado, el servidor no tiene ni idea de donde esta el dato.

2 Gedanken zu “Estás en las nubes

Deja un comentario