Atreverse a innovar con la tecnologíaLlevo mucho tiempo observando, leyendo y analizando una nueva tecnología, los coches eléctricos, y me he decidido a dar el paso. Creo que ahora ya es una tecnología madura, seguramente no para todos los usos todavía, pero yo me he atrevido con ella.

Desde hace un mes me muevo en mi vehículo eléctrico, un Nissan Leaf. Voy a trabaja sin contaminar y por un coste mucho menor que antes, sin quemar una gota de gasolina.

Innovar con la tecnología

Un vehículo eléctrico no es la típica tecnología informática como un ordenador, un smartphone, una aplicación web en la nube o un CRM para la empresa, pero es interesante ver cómo el proceso de adquisición del coche y de la nueva tecnología informática son parecidos. Y voy a ver el proceso que he seguido con un ejemplo.

Lo mismo para mi coche que para implantar un CRM en la empresa (programa para organizar la gestión comercial) el proceso es similar, sigue los mismos siete pasos:

  1. Ideas innovadoras: en mi caso con el vehículo eléctrico se juntan dos ideas fundamentales: siempre me ha llamado la atención y la necesidad del ahorro. En el caso del CRM en la empresa puede ser buscar ahorro de tiempos, mejorar la relación con los clientes, dotar de una herramienta a los comerciales,.. No hay que olvidar la parte emocional, las ideas preconcebidas, la predisposición a adoptar un cambio.
  2. Evaluación: en mi caso ver los vehículos disponibles de distintas marcas, leer sobre ellos, opiniones de otros usuarios, ver las características (autonomía y tiempo de carga son conceptos nuevos) y comprobar si encajaban con mi uso. En el caso del CRM muy similar, ver programas disponible, leer, opiniones, ver características y comprobar cuales encajan.
  3. Prueba: Por mucho que leas la teoría puede distar de la práctica, así que al concesionario a conducir, tenía muchas ganas de comprobar cómo se conducía un vehículo eléctrico. En el caso del programa probar una demo con tus propios datos puede dar los mismos resultados y ver si se consigue lo que persigues.
  4. Decisión: Si con todo lo anterior los resultados están alineados con las necesidades la decisión está clara. Una parte fundamental que no se puede olvidar, hacer números. En mi caso el ahorro parecía innegable con los cálculos más conservadores.
  5. Implementación: Una vez tomada la decisión, comprar el coche o el programa y ponerlo a funcionar. Esto conllevará algunos cambios, aparcar siempre en el punto de carga y tener presentes los kilómetros que me quedan y los tiempos de carga son mis grandes cambios. En el caso del programa utilizarlo y empezar a alimentarlo con datos parece la analogía.
  6. Consolidación: Es el momento de usar la nueva herramienta, hacerse con los mandos, tomar consciencia de las limitaciones y disfrutar de las ventajas. Totalmente válido para el coche o para el CRM.
  7. Analizar los resultados: Es hora de ver el resultado:
  • Más de un mes sin pasar por una gasolinera sin dejar de hacer casi 1.000 Km a la semana y con una previsión de gasto eléctrico menor de la esperada en la evaluación
  • Una sensación de conducción muy agradable, silenciosa, con una salida impresionante y relajante.
  • Llevo un mes sin contaminar con mi coche!
  • Todavía me parece increíble cuando conduzco que vaya en un coche a pilas!
  • Tiene una desventaja, hay que tener claro lo que vas a hacer y hasta donde puedes llegar, la autonomía es limitada, pero para mi uso, más que suficiente.
  • Creo que el artículo de David G. Artés¿Un coche eléctrico es un coche de lujo?” lo resume muy bien.

En el caso del CRM para la empresa

  • Sacar informes
  • Comentar con toda la organización el uso de la herramienta
  • Comprobar cómo se pueden recuperar datos
  • Ver si se consiguen los beneficios que se perseguían

El siguiente paso

Como creo que la tarea de innovar no tiene final hay otro paso que puede ser genial. Hay dos objetivos que ya estoy cumpliendo y se pueden mejorar: no contamino y viajo mucho más barato. Puedo ir más allá: generar mi energía eléctrica limpia y gratis. Y esto no está tan lejos, en cierto grado ya lo hago: Energía solar en casa. Falta hacerlo a mayor escala y para eso tiene que cambiar la legislación sobre el autoconsumo, pero todo llegará.

 

Y tu, ¿te atreves a dar el paso e innovar?

 

Bonus: Si tienes curiosidad atrevete a acercarte a un concesionario de Niisan y comprueba el lujo de conducir un vehículo eléctrico. Di que te he recomendado que a lo mejor conseguimos algo 😉

5 Gedanken zu “Atreverse a innovar con la tecnología

Deja un comentario